Novelas

Novelas.

Editorial:
DEBOLSILLO
Año de edición:
ISBN:
978-84-9989-860-5
Páginas:
432
Colección:
DEBOLSILLO CONTEMPORANEA

Además de sus cuentos, Flannery O'Connor publicó también dos novelas excelentes, reunidas en este volumen. Sangre sabia, editada en 1952, cuenta la historia de Hazel Motes, quien, tras servir en el ejército, regresa al evangélico y profundo sur de Estados Unidos, donde iniciará una guerra privada contra la religiosidad de los lugareños. En 1960 apareció Los violentos lo arrebatan, en la que el huérfano Francis Marion Tarwater y su sobrino desafían la profecía según la cual Tarwater se convertirá en profeta. Radical y sobrecogedora, la obra de Flannery O'Connor constituye una de las aventuras más intensas de la literatura de todos los tiempos. -Pese a que O'Connor ha sido siempre incluida en la tradición del gótico sureño, estas novelas, con sus profundos dilemas, invitan a emparentarla con escritores como el británico Evelyn Waugh o el francés François Mauriac.El MundoLas dos únicas novelas de Flannery O'Connor en un solo volumen.Flannery O'Connor nació en Savannah, Georgia, en 1925, hija única de una acomodada familia sureña de ascendencia irlandesa. La futura escritora siguió estudios universitarios en el Georgia State College for Women y en 1945 se licenció en ciencias sociales. Aunque su primer relato vio la luz en 1946, la revelación literaria de Flannery O'Connor se produjo en 1952 con la aparición de su novela Sangre sabia, adaptada al cine por John Huston años más tarde. Aquejada desde 1951 de una grave enfermedad en la sangre que le afectó los huesos de las piernas y la obligó a andar con muletas, la escritora pasó los trece últimos años de su vida en la granja familiar de Milledgeville, dedicada a la literatura y a la cría de pavos reales. La publicación de su magnífico libro de relatos Un hombre bueno es difícil de encontrar (1955) y de su segunda novela, Los violentos lo arrebatan (1960), cimentaron su prestigio como una de las narradoras estadounidenses más vigorosas y originales de su generación. Consumida por la enfermedad incurable que la aquejaba, Flannery O'Connor, demócrata y católica, cuyo humor atormentado y sombrío la llevó a describir como nadie el primitivismo religioso del Sur bíblico y protestante, falleció el 3 de agosto de 1964, a los treinta y nueve años de edad. La aparición póstuma de su libro de relatos Todo lo que asciende tiene que converger (1965) representó la consagración definitiva de su prodigioso talento narrativo.

Otros libros del autor